Jueves, 27 de julio de 2017
Twitter Facebook Google Plus Youtube

¡Felicidades Papá!

0

dia-del-padre-ceip-emilio-prados-sevilla (12)

Para celebrar el Día del Padre, el 19 de marzo, los alumnos y alumnas del C.E.I.P. Emilio Prados de Sevilla nos cuentan los mejores momentos vividos con los protagonistas de estas fiesta. ¡Va por ellos!

Jugando al golf. Por Alejandro Gutiérrez Povedano
Esto era un día en el hotel “Costa Ballena” ¡que costó un riñón! Bueno, estaba jugando en el “minigolf” e iba perdiendo. Mi padre me vio triste nada más en el hoyo 3. Me ayudó colocándome el palo y golpeé tan fuerte que le di a mi padre en la pierna. Se hizo mucho daño pero conseguí hacer un hoyo en uno. ¡Gracias papá, aunque perdón!

dia-del-padre-ceip-emilio-prados-sevilla (2)

Una comida muy divertida. Por Manuel José Aguilar Aguilar
Me acuerdo como si fuera ayer cuando pasó. Mi padre y yo estábamos comiendo en Burger King, yo me pedí una hamburguesa .Yo era pequeño y no sabía abrir los sobres de mayonesa, entonces me lo abrió mi padre pero lo abrió mal. Cuando apreté salió disparada y le manchó toda la cara. Mi padre se enfadó, pero los demás nos reímos un montón.

Riéndome todo el día. Por Carmen Cárdenas Rufo.
Un día mi padre, que se llama Juan Manuel, estaba poniendo una repisa y yo le pregunté:
-Papá, ¿te puedo ayudar?
-Sí, ven.
Y me puse a ayudarle y sin querer le di con la mano al destornillador que él estaba agarrando y se le cayó toda la repisa encima. Me estuve riendo todo el día.

dia-del-padre-ceip-emilio-prados-sevilla (5)

Un espectáculo tenebroso. Por Raúl Collantes Cañuelo 6ºC
Cuando tenía 5 años en Port Aventura mis padres me llevaron a un espectáculo en el que representaban la simulación de un terremoto en donde también había fuego. Me pegué un susto de muerte y me quedé todo el espectáculo agarrado a mi padre y llorando. Después de que me pasara eso, no volví a ver otro espectáculo en Port Aventura.

dia-del-padre-ceip-emilio-prados-sevilla (1)

Mi padre el socorrista. Por Carmen Guillén Luna
Fuimos a casa de unos amigos de mis padres, tenían una piscina. Nada más llegar, yo me quería bañar pero mi madre no me dejaba porque era de noche y no tenia flotador. Tan solo tenía 3 años, al final conseguí que me dejara y la amiga de mis padres me dejó una colchoneta, se me escapó y me fui al fondo, yo no me di cuenta de nada solo de que mi padre estaba en el agua vestido y yo le dije: “¿Papá por qué te tiras con zapatos?” Él no me contestó y todos los amigos de mis padres se empezaron a reír, se le mojó hasta la cartera y para irnos le tuvieron que dejar ropa.

dia-del-padre-ceip-emilio-prados-sevilla (3)

Mi visita a Itálica. Por Jesús Sobrino Morillo
Hace más o menos cinco años mi padre nos llevó de excursión a Itálica, que es una antigua ciudad romana que se encuentra aquí en Santiponce, Sevilla. Estuvimos viendo el anfiteatro, los mosaicos, las cloacas, un pequeño museo, etc. A mí me gustó aquello y aprendí cosas de cuando los romanos vinieron a España o mejor dicho a Hispania.
Al final mi padre dijo que fuéramos a ver la estatua de Trajano, que además de ser el primer emperador que no era de Italia, había nacido aquí en la ciudad que estábamos visitando, así que era paisano nuestro. Yo me imaginé un hombre con armadura pesada y grande, pero cuando lo vi, no podía dejar de reírme porque aquello era un tronco que no tenía casi nada, le faltaban los brazos, una pierna, la cara… Aquí os dejo una foto para que veáis como estaba el pobre.

dia-del-padre-ceip-emilio-prados-sevilla (16)

Mi primer helado. Por María del Carmen Sánchez Muñoz
Este fue un momento muy especial porque fue el primer helado que me comí y me lo dio mi padre. Yo todavía no sabía comer por lo tanto mi padre me lo daba, me manché toda, me puse las manos llenas de helado y el vestido todo manchado. Fue unas de las tantas cosas bonitas que he compartido con mi padre. Era muy pequeña y disfruté mucho de ese helado de fresa, que estaba muy rico.
María del Carmen Sánchez Muñoz. 6ºC

Viaje a Mallorca. Por Carmen Rey
Nos fuimos de viaje mi familia y yo a Mallorca ¡Iba a ser la primera vez que montaba en avión! Estaba muy nerviosa, entonces despegó el avión. En mitad del camino me entraron ganas de hacer pipí. Me fui al servicio y era estrecho e incómodo. Cuando terminé, tiré de la cisterna y no hacía ruido. Entonces me acerqué y de buenas a primeras sonó un ruido y como no me lo esperaba me di un susto que no veas. Cuando llevábamos allí unos días, nos fuimos a una playa, la de Formentor. El agua era transparente y también había muchos pinos. Cuando mi madre estaba haciendo la ensalada para el picnic, de repente apareció un abejorro. Mi hermano, mi padre y yo salimos corriendo y mi madre no se podía levantar y el abejorro se acercaba hacia ella. Se cae por los bordes la ensalada, los tomates, la verdura,… ¡Vaya numerito! Cuando se alejó nos hartamos de reír.

dia-del-padre-ceip-emilio-prados-sevilla (4)
El día que nos perdimos. Por Iván Navarro Sandomingo
Un día nos reunimos los amigos de mi padre y yo para ir a pescar. Fuimos al río a pescar. Cuando terminamos, recogimos y nos fuimos, pero mi padre se equivoco de camino.
Después de 2 horas perdidos, preguntamos a un señor y nos perdimos aún más. Y al final llegamos a un pequeño pueblo, fuimos a un bar a comer y al preguntar, estábamos muy lejos de nuestro destino.
Al final llegamos a nuestro destino y mi madre me echó la bronca porque nadie creyó que nos habíamos perdido.