Chistes largos

Chistes largos
0

Están dos señores hablando y uno dice:

- Oye, Paco, tú que sabes mucho de idiomas, ¿cómo se dice un pecado en inglés?
Paco responde:
- A sin.
Y su amigo se le queda mirando un rato hasta que se cansa y dice:
- ¿Asín cómo? ¡Sigo esperando, Paco! No te hagas el misterioso...
Chistes largos
0

Va un niño a una tienda y dice al dependiente:

- ¿Me da unas pilas para mi coche teledirigido?
- Tráemelo para que lo vea.
- No, se las pongo yo en casa.
- Pues entonces no te doy nada.
Al día siguiente vuelve el niño y dice:
- ¿Me da una semilla para plantar en mi maceta?
- Tráeme la maceta.
- No, yo la planto en casa.
- Entonces no te doy nada.
Al día siguiente vuelve otra vez el niño, esta vez con una bolsa de plástico, y dice:
- Meta la mano.
- ¡Niño, qué asco! ¡Esto es caca!
- ¿Me da un rollo de papel higiénico?
Chistes largos
0

Tres amigos discuten qué es la cosa más rápida del mundo.

Uno dice:
- Yo creo que es es el rayo, porque cuando cae del cielo, va tan rápido que ni los ves.
Otro responde:
- Pues para mí, la cosa más rápida es la luz. Cuando pulsas el interruptor para encenderla, al instante, y sin darte cuenta, está encendida.
Y el otro los mira a los dos negando con la cabeza y dice:
- Estáis equivocados. La cosa más rápida del mundo es la diarrea. Una noche estaba en el campo y de pronto se me retorció el estómago, corrí hacia mi casa como un rayo y cuando encendí la luz, ya me lo había hecho encima.
Chistes largos
0

Un señor espera mesa en un restaurante.

De repente ve que en una de las mesas hay un hombre dormido. Llama al camarero y le pregunta:
- ¿Por qué no despierta a ese señor y le dice que hay gente esperando para coger mesa?
- Ya lo he hecho tres veces y se vuelve a quedar dormido.
- ¿Y por qué no le echa?
- Pues porque cada vez que lo despierto pide la cuenta y la paga.
Chistes largos
0

Un señor en un restaurante llama al camarero y le dice:

- ¡Camarero!
- Dígame Señor.
- Pruebe la sopa, por favor.
- Señor ¿hay acaso una mosca en la sopa? Si quiere se la puedo cambiar.
- No, tranquilo, pruebe la sopa.
- Emm, señor, ¿acaso está fría? Si quiere se la caliento.
- No, tranquilo, pruebe la sopa.
- Señor por favor, ¿qué tiene la sopa? ¿Acaso tiene un pelo?
- ¡Que no! ¡Que pruebe la sopa!
- Pero señor por favor, dígame qué tiene la sopa, si usted quiere se la cambio.
- ¡Que pruebe la sopa!
- De acuerdo la voy a probar, y ¿dónde está la cuchara?
- ¡Exacto! ¡Bruto tráigame la cuchara!
1 2 3 5