Lunes, 16 de enero de 2017
Twitter Facebook Google Plus Youtube

¡Menudo reencuentro!

0

Nada como llegar a casa y que te reciba tu perro moviendo la cola y superfeliz porque su dueño al fin ha llegado. Aunque a veces el paseo sea de apenas unas horas, para el pobre animal es eterno. ¡Pues imagina ahora cómo estaría este perro después de dos años sin ver a su dueña! Le hace tanta ilusión que el pobre se desmaya de la alegría. Ja, ja, ja.