Domingo, 26 de marzo de 2017
Twitter Facebook Google Plus Youtube

Un gato caminaba por un tejado maullando:

0

- ¡Miau, miau!
En eso se le acerca otro gato repitiendo:
– ¡Guau, guau!
Entonces el primer gato le dice:
– Oye, ¿por qué ladras si tú eres gato?
Y el otro le contesta:
– ¿Es que uno no puede aprender idiomas?