Miércoles, 18 de julio de 2018
Twitter Facebook Google Plus Youtube

¡Una romería vikinga!

0

Cada año, en Catoira, Pontevedra, el primer domingo de agosto es un día muy especial. Y es que el municipio recuerda de una manera espectacular  las invasiones vikingas de hace mil años. Durante esta fiesta, que se celebra desde 1960, los habitantes se disfrazan de guerreros vikingos y representan el ataque a la villa. Desde las 10 de la mañana se puede disfrutar del ambiente festivo y de la actuación de los grupos folclóricos por las calles y en las Torres del Oeste, un fuerte del siglo IX que resistió a los ejércitos. Pero lo más chulo llega más tarde, y es el momento del desembarco. A bordo de una réplica de un barco vikingo, los habitantes disfrazados de invasores intentan tomar la torre mientras los de la villa intentan resistir. ¡Se lo pasan bomba todos! Después de la batalla todos juntos disfrutan de una comida campestre y la fiesta se alarga ¡hasta que el cuerpo aguante!