Sábado, 16 de diciembre de 2017
Twitter Facebook Google Plus Youtube

Interrumpe la boda porque ¡se hace caca!

0


Este niño es el claro ejemplo de la naturalidad. En mitad de la boda se acerca a los novios, que precisamente son sus padres, y les suelta que se hace caca. La pareja, la mujer que oficia la ceremonia y los asistentes no pueden contener de reir. Una de las amigas de la novia se lleva al niño corriendo para que el pobre haga sus necesidades y la boda pueda continuar. La interrupción dejó claro a sus padres que las necesidades del niño son lo primero. ¡Que se vayan acostumbrando!