Jueves, 19 de octubre de 2017
Twitter Facebook Google Plus Youtube

JUAN Y MEDIO

0

JUANYMEDIOOK1

No podía ser otro que Juan y Medio para presentar el nuevo libro de EL GANCHO, ¡¡TUS ENTREVISTAS!! Un recopilatorio de las mejores entrevistas publicadas en el periódico, entre ellas, la suya.

¡¡TUS ENTREVISTAS!!:

EL GANCHO te buscó para hacer el prólogo de “¡¡TUS ENTREVISTAS!!”, ¿por qué te decidiste a hacerlo?
Primero porque es una petición de manera educada para una obra, para realizar un trabajo que me parece muy interesante. Me parece que la labor que desarrolláis es digna de ser apoyada y el hecho de que cuenten conmigo pues la verdad me alaga mucho, es un honor, entonces yo con mucho gusto lo hago porque me parece que este tipo de iniciativas tiene que contar con el apoyo de la mayor cantidad de gente posible. Así que nada, lo hice porque me parece una labor estupenda.

En el prólogo nos cuentas los ingredientes de una buena entrevista, ¿cuál es el ingrediente más importante de todos?
Bueno, yo no sé si son los ingredientes de una buena entrevista yo digo lo mínimo que hay que hacer para tener posibilidades, no garantiza que vaya a ser una buena entrevista ni mucho menos. Pero yo creo que casi a la misma altura, sería preparación de la misma, atención a lo que te dicen, es decir saber escuchar o intentarlo al menos y luego interactuar. Si es necesario no atenerse a lo que está previsto e improvisar sobre la marcha en función de la preparación que uno lleve sobre el personaje y o el tema, pues hacerlo no. O sea, que es una serie de factores los que influyen.

Cuando eras niño, ¿qué entrevista te hubiera hecho ilusión leer en nuestro libro?
Pues normalmente he sido muy de los personajes de aventuras. Me hubiera gustado saber qué opinaba el Jabato, el Capitán Trueno o Tíntín, o que decía Sandokan. Me hubiese encantado ver a esos personajes de mi infancia contestando a las preguntas cotidianas que nosotros nos hacemos no. El Capitán América, Superman, todos los héroes, el Cid. Me hubiera gustado ver esos paradigmas, esos emblemas de la imaginación del niño. Me hubiera encantado entrevistar al capitán de 20.000 leguas de viaje submarino. Ese tipo de personajes literarios…

En el libro hay una entrevista que te hicimos en abril de 2007, ¿qué ha cambiado en Juan y Medio desde entonces?
Pues me imagino que sobre la esencia que sigue siendo la misma ha cambiado todo. Yo no soy el mismo. El río nunca es el mismo, el río tiene un fluir permanente y tú te colocas en la orilla y parece que está igual pero el agua que contiene el río es la misma

¿Tienes algún amigo entre los entrevistados del libro?
Me une muy buena relación con Santiago Segura, Pablo Motos, David Bisbal, Los Morancos… También soy amigo de Carlos Latre. Y he tenido trato y conozco a Jesús Navas, Iker Casillas, Pablo Pineda, Carlos Sobera, con otros muchos he coincidido trabajando juntos. A la duquesa de Alba también la conozco y la verdad es que es encantadora.

JUAN Y MEDIO Y MANUEL

¡¡SUS ENTREVISTAS!!:

A lo largo de tu vida has hecho miles de entrevistas. ¿Tienes alguna inolvidable?
Para mí es inolvidable ese momento que se produce mágico cuando alguien te abre, te abre su, demuestra su personalidad, y lo consigue simplemente con palabras, sin arrinconar, y provocar situaciones, sino simplemente porque se encuentra cómodo, pero si tu me hablas de una entrevista que no tiene comparación con ninguna de las que he hecho nunca a nadie es la que le hice a Silvio, el cantante de música rock de Sevilla, que la tienes en Youtube lo que pasa que me parece que es un trocito muy pequeño. Es algo realmente espectacular. Yo quedé completamente desarbolado a merced del entrevistado porque era genial, brutal. Yo en mi vida me he reído más

¿Cuál es la anécdota más divertida que te ha pasado haciendo una entrevista?
Pues quizás, también en la entrevista a Silvio. Digo “bueno vamos a cerrar la entrevista cantando”. Él saco un cigarrillo en mitad de la entrevista, y se puso a fumar que no estaba permitido en televisión. Se quitó la chaqueta porque tenía calor y entonces el micro se quedó colgando de la chaqueta, le pegó un tirón de la camisa, hubo que recomponer aquello, y luego se le cayeron del bolsillo superior de la chaqueta unas gafas que solo tenían una patilla. Yo ya decía “esto no puede ser verdad”. Se dirigió al escenario, se sentó en una silla, y la banda empezó a tocar, y el fumando, él no quería cantar y estuvo la bando “tum tum” y él mirando, fumándose un cigarro, mirando a cámara sin ninguna noción del tiempo. Como diciendo “a mí me da igual”… Y al cabo de un rato, sentado en la propia silla, cogió un micro y cantó… Es otra dimensión, es espectacular.

¿Quién ha sido la persona más fácil de entrevistar?
Depende de lo que llamemos, es que le entrevista tiene varias pero yo… Vino una señora al programa, y le dije ¿Qué tal? Una señora de Algeciras que estaba sola, que se le había muerto el marido, y se lio a hablar y se calló a los 13 minutos sin haber abierto yo la boca. Y además, fue verdaderamente impresionante porque ella lloró, se reía, se venía abajo, se motivaba, sabes, lloraba, reía, contaba, se emocionaba, volvía a llorar… Y todo esto lo hizo ya te digo sola. Contando su soledad, su amargura, los momentos divertidos con las vecinas, volvía a recordar lo sola que estaba y lloraba. Entonces pasó por todos los estados anímicos ella sola. Fue muy emotivo.

¿Y la más difícil o con la que peor lo pasaste?
Pues mira te confieso que la más difícil fue a un presidente del gobierno español que directamente se dedicó a mirarme intensamente a los ojos, a mirar el reloj para que me fuera, y a no decirme nada más que tres monosílabos que me dijo. A mí se me cayó un mito. Me parecía un personaje con muchísima fuerza, con muchísima capacidad intelectual. Porque que me desprecies conociéndome, oye no tiene porqué gustarte como soy yo, pero sin conocerme prácticamente, el trato que me dio me pareció que lo podía hacer con cualquiera, me pareció un poco despótico.

¿La entrevista más bonita que has hecho?
Pues quizás a muchos de los niños que les he hecho una entrevista y están encantados de estar con esa persona a la que quieren tanto. Las entrevistas a los niños en general son muy bonitas, les gusta que te intereses por sus cosas, y que les trate como adultos, esto les motiva mucho.

¿La que más ilusión te hizo?
Pues hombre, me ha hecho ilusión porque han sido ídolos míos pues Demis Roussos, Tom Jones, Rita Pavone… Lo que veía de chiquillo. Poder tener trato con Carmen Sevilla, con Sara Montiel, Juanito Navarro, José Luis López Vázquez, Juanjo Menéndez. Con Jesús Puente, con Elvira Quintillá, con María Isbert… Todos esos actores que forman parte de tu vida y que ya tienen una edad y sin embargo te tratan muy cariñosamente. Toda esta gente, Paco Valladares, toda la gente de categoría humana Concha Velasco, Arturo Fernández… Todos esos grandes cómicos. El poder haber hablado y haberle podido preguntar a Fernando Fernán Gómez es algo inolvidable, eso es otra dimensión. ¿Me entiendes? O a Manuel Aleixandre. Te digo, yo hable, pregunté, estuve con Rafael Alberti. Eso es algo inolvidable.

¿A quién es más fácil entrevistar, a los niños o a los adultos…?
No me he puesto a preguntar qué es más fácil. Voy y cumplo con mi trabajo, no tengo ni idea sabes, no he cogido un baremo y he puntuado.

¿Y a quién te gustaría entrevistar y que todavía no lo has hecho?
Pues mira me gustaría entrevistar a Joan Manuel Serrat, que le conozco, le trato, pero no he tenido… Y además me arrepentiré toda la vida porque cuando iba a venir a un programa que yo tenía de entrevistas, para la televisión valenciana, hace 15 años, o hace 10-12 años, pues me ofrecieron un contrato publicitario de una tarde, él solo podía ir ese día, y yo erróneamente me fui a hacer el anuncio este y ya no lo entrevisté. Me duele mucho no tener imagen unida a la suya porque es mi poeta.

¿Qué crees que pueden hacer los más pequeños para poner su granito de arena estos días?
Pues yo para estos días no les diga nada, yo se lo digo para toda la vida. No creerse superior a nadie, tener en cuenta siempre el sufrimiento de los demás y hacer todo lo posible por paliarlo. Porque no sea tan intenso, incluso por erradicarlo. Me da igual que se mayo como diciembre. Educarse en el respeto a los demás, en el cariño y en la necesidad de sentir que uno está en deuda con el que está en una situación difícil sabiendo que tú puedes hacer algo por él, por poca cosa que sea. Muchas veces decimos “pues es que yo no tengo dinero”. No, no si es que no es cuestión de dinero, si es que a esa persona si le llegase de noche un vaso de leche caliente porque otro se lo da, es impresionante para el que está solo, y está abandonado y está sufriendo. Me da igual que sea una persona con dependencia, con enfermedades o que se ha arruinado. Cuando alguien percibe que otros se preocupan por él, la vida de las personas cambia muchísimo.

Qué piensas de…

Navidad… Trabajo
Papá Noel… Marketing
Regalos… Sorpresas
Fin de año… Ilusión
Las uvas… Risas
Los Reyes Magos… Tradición
La cabalgata… Asombro