Sábado, 15 de diciembre de 2018
Twitter Facebook Google Plus Youtube

¡El ataque de la llama!

0

¡Vaya susto que se pegó el chaval y la impotencia de no poder quitarse a la llama de encima! La familia Jensen estaba de vacaciones y decidieron visitar el Tennessee Safari Park, en Menphis, para disfrutar de un maravilloso día en contacto con la naturaleza y los animales. Pero parece que la cosa se complicó cuando llegaron a la zona de las llamas... Una de ellas, que seguramente estaba muy hambrienta, metió la cabeza por la ventana trasera del coche de los Jensen para comer del bote que uno de los niños tenía entre sus manos y  ¡no había forma de echarla! ¡El pequeño se llevó el susto de su vida y no paraba de gritar! Y no es para menos... Ja, ja, ja.