Viernes, 21 de septiembre de 2018
Twitter Facebook Google Plus Youtube

Un señor espera mesa en un restaurante.

0

De repente ve que en una de las mesas hay un hombre dormido. Llama al camarero y le pregunta:
– ¿Por qué no despierta a ese señor y le dice que hay gente esperando para coger mesa?
– Ya lo he hecho tres veces y se vuelve a quedar dormido.
– ¿Y por qué no le echa?
– Pues porque cada vez que lo despierto pide la cuenta y la paga.