Domingo, 25 de febrero de 2018
Twitter Facebook Google Plus Youtube

Llega Jaimito a casa…

0

Escondiendo las notas detrás de la espalda, le ofrece un bolígrafo a su padre y le dice:
– Papá, ¿sabes firmar con los ojos cerrados?