Miércoles, 13 de diciembre de 2017
Twitter Facebook Google Plus Youtube

¡Giran la cabeza de 270 grados!

0

¡Y lo hacen sin forzar sus tendones ni dañar vasos sanguíneos! ¡Al más puro estilo de la niña del exorcista! La razón parece muy sencilla. Los seres humanos, al igual que otros muchos animales, podemos mover los ojos y el cuello para observar cualquier cosa que pasa a nuestro alrededor, pero los búhos no pueden mover los ojos. Por lo que se ven obligados a girar mucho más el cuello que el resto de los animales para detectar a su presa. Y lo hacen moviendo la cabeza de un lado a otro con una extraordinaria facilidad. Al conseguir girar la cabeza hasta 270 grados, abarcan un campo de visión de 360 grados sin necesidad de moverse de sitio. ¡Vaya suerte!