Miércoles, 18 de enero de 2017
Twitter Facebook Google Plus Youtube

¡Nuestra mascota “El Comelibros”!

0

1

¡Qué chulada! Soy el protagonista de la obra de guiñol escrita y representada por los niños de 5º y 6º del C.E.I.P. Santa Clara de Sevilla. Aquí os cuentan algunos niños y niñas del cole de qué se trata. ¡Un pasada!

La mascota de la Biblioteca
El Comelibros es la mascota de la Biblioteca. Siempre está allí sentado junto a los libros. Bueno, no siempre está allí; a veces, se va a la playa, a la feria, al cine… También practica deporte.
El Comelibros tiene muchos amigos: la rana, la vaca, la abeja, el tiburón, el conejo..
Es bueno y amable muchas veces, pero cuando se enfada es horrible: se come todos los libros (se los lee) y fastidia a los lectores diciéndoles el final. Le gusta jugar con sus amigos y sentarse en un rincón a leer. El Comelibros es el mejor lector del planeta, pues “devora los libros” leyéndoselos en dos segundos. Es un gran protector de los libros y, para llegar a su corazón sólo tenéis que coger un buen libro y dejar correr vuestra imaginación.
Alberto, Antonio, Elba, Guillermo, Isabel y María. (5º). Alex B. y Antonio (6º)

Historia del Comelibros
Los profes nos dijeron que teníamos que escribir una historia con el Comelibros de protagonista, y algunos de sus amigos, para ser representada en un teatro de guiñol. La hicimos en el cuaderno y después la pasamos a unas plantillas. En 5º quedó seleccionada la obra de Paula B. titulada “El Comelibros en misión real”, y en 6º ganó la de Alberto M., titulada “El Comelibros en la playa”. Se los hemos representado a todos los compañeros del colegio. Nos lo pasamos en grande, sobre todo en los ensayos.
Paula Borrero, Lucía, Carmen, David, Adriana y Carlota(5º). Felipe, Alejandro y Alessandro (6º)

¿Cómo creamos el teatro para representarlo?
Por abajo estaban nuestras manos, por arriba los personajes, por dentro los actores y por fuera, los niños y niñas contentos riéndose. Se podía ver la ilusión que les causaba la idea de ver un teatro. El personaje que más gracia les hizo fue el tiburón, hasta se levantaban los de la primera fila para tocarlo. Básicamente la actuación era para los más pequeños, pero terminó siendo para todos los públicos. ¡Les gustó hasta a los profesores! Entre todos, trabajando en equipo (aunque costó) conseguimos sacar una sonrisa a niños y mayores.
Miguel Ángel, Alejandro y Paula Baena (5º). Manuel, Natalia y David (6º)

¿Cómo construimos el teatro de guiñol?
Para montar el escenario y decorado del guiñol hacía falta imaginación, y nuestro amigo “El Comelibros” nos ayudó, ya que a él le sobra porque lee mucho. Se le ocurrió juntar dos muebles y una mesa, y colocar otro mueble sobre la mesa. Pusimos un marco azul, de olas, una tela y dos máscaras. Ayudamos a construirlo muchos alumnos y profesores. Costó trabajo pero, con la colaboración de todos lo conseguimos y quedó genial. Fue muy divertido construirlo, sólo hacía falta ilusión e imaginación.
Sergio, Cristina, Marta y Javier (6º)

Encuadernación de los libros…
La idea principal era animar a leer a todos los cursos. La encuadernación de las historias escritas no nos costó mucho, pero tuvimos que aprender cómo se hacía. Usamos una máquina muy rara, parecía del futuro. En dos días hicimos los nueve libros. Quedaron muy bien; fue como una macedonia de historias: Infantil situó al Comelibros en la clase, en el parque y en su primer cumpleaños; 1º de Primaria, en el zoo; 2ºA, en la Feria de abril; 2ºB, en la playa; 3º, de viaje por el mundo, y 4º, en el parque de atracciones. 5º y 6º hicimos el teatro de guiñol. Después, expusimos los libros en la Biblioteca para que todos pudiesen leerlos.
Pedro, Francisco J., Blas, Javier, Jaime(5º). Mario, Luis M. y Raúl (6º)