Jueves, 23 de marzo de 2017
Twitter Facebook Google Plus Youtube

CARLOS LATRE

0

Carlos_Latre1

Eres todo un clásico en el doblaje de películas, ¿cómo te preparas?
Observando mucho sus reacciones y su forma de actuar. Siempre hay muletillas que dotan a la voz de una personalidad propia y ayudan a su comprensión. Los niños necesitan entender muy bien lo que dice el personaje y reconocer el dibujo por su voz. Es un proceso creativo fantástico, ¡me apasiona!

¿No te lías al poner voz a distintos personajes de una misma película?
¡No! Eso intento. En El libro de la selva 2 puse las voces de los cinco buitres. Decidimos dotar a cada uno de una voz procedente de un lugar del mundo: un andaluz, un mejicano, un argentino,…

¿Qué personaje recuerdas con más cariño y cuál te ha costado más?
Garfield es quizás el más popular. Pero por ejemplo, acabo de doblar a la Bruja Corneja y ha sido una gozada. Otros de mis favoritos son los pingüinos de Happy Feet. Todos tienen sus difi cultades y sus matices.

¿Imitar es un don o un trabajo?
Creo que es la combinación de ambos. Es cierto que tengo un secretillo de nacimiento en mis cuerdas vocales. Ya de pequeño imitaba a profesores, amigos, compañeros, pero también hay que trabajarlas mucho.

¿A cuántos personajes llevas imitados?
¡Actualmente unos 476! Quizás de los más difíciles fue Boris. La verdad es que no hay personajes fáciles, porque los que parecen que tienen la voz más “normal” son los más difíciles.

¿Te atreves a imitar a cualquiera o temes que se puedan enfadar?
Nunca he tenido problemas en ese sentido. No es que no me atreva, ¡es que no me salen!

¿Sabes de alguien que se atreva a imitarte a ti?
¡No lo sé! En alguna entrevista algún imitador ha hecho de mí. Y entiendo cuando dicen que es difícil reconocerte, ¡me cuesta mucho creer que tenga una forma particular de hablar!

• Para ser un buen imitador hay que… tener muy buen oído.
• Para ser un personaje imitado hay que… tener buen humor.
• Lo más difícil de imitar es… lograr la identificación completa.
• Lo más fácil para imitar es… observar.