Martes, 28 de marzo de 2017
Twitter Facebook Google Plus Youtube

JESÚS CALLEJA

0

Escala las montañas más altas, persigue tiburones, busca tesoros submarinos, caza tornados, desciende volcanes en erupción,… El más aventurero de la tele, Jesús Calleja, nos cuenta todos los secretos de sus desafíos. ¿Estás preparado para esta trepidante entrevista?

¿Por qué das un giro en tu vida para dedicarte al desafío extremo?­
Yo era guía de montaña en el Himalaya. Me propuse escalar el Everest, que es la montaña más alta del mundo, y al descender, pensé que quería dedicarme a esto. Así diseñé el proyecto Desafío Extremo.

¿Quién y cómo se toma la decisión de cuál será el siguiente desafío?
Ahora hay un equipo en el que entre todos sopesamos las aventuras. Se decide en función del clima, del tema, de mi capacidad, de los contenidos de televisión,…

¿Cuál ha sido el desafío más extremadamente peligroso que has vivido?
En el que pasé un mayor peligro de muerte fue en la Antártida, en una tormenta perfecta dentro de la bahía de la Isla Decepción. Estuvimos a punto de naufragar y el agua estaba a 2ºC. ¡En pocos minutos te congelabas!

¿Cuál es para ti el lugar más bello del mundo?
Entre otros, la India y Nepal. Allí he vivido las experiencias más increíbles. En Nepal hay 8 montañas de 8.000 metros. ¡Es un espectáculo!

¿En qué piensas la noche antes de empezar un desafío extremo?
Siempre paso muchos nervios antes de atacar el objetivo final y ¡tengo la barriga hecha un revoltijo! Eso es normal, afrontas un esfuerzo máximo y también arriesgas, así que si no estuviese nervioso, sería un robot. Y es que siempre piensas en las opciones, hay que tener un plan B por si el plan principal te falla.

¿Cuál es el mayor artilugio que has improvisado?
Una balsa en mitad de un río en el glaciar francés, en la Patagonia. Un lugar hermoso en el que algún tramo lo hicimos por primera vez en la historia.

¿Cuál ha sido el mayor desafío de tu vida y cuál te queda por hacer?
Por hacer ¡me quedan muchos! Me encantaría ir al espacio. Y el mayor realizado seguramente es la ascensión al Everest y al Lhotse, otro de 8.000 metros. Aunque sin duda, el mayor desafío fue hacer lo que realmente me apetecía en la vida. Eso es algo verdaderamente importante.

¿Algo que no te atreverías nunca a hacer?
Algo que no entendiese. Sin embargo, los miedos siempre se corrigen con información. Tener una buena documentación e informarse de cómo son de verdad las cosas es lo que te permite sobrepasar los límites que se consideran normales.